Ideario del Dr. Héctor A. Taborda

“El doctor Taborda llega a Saladillo.
Y cuando llega, se da a la tarea de despertar, sacudir, agitar, revolucionar, mover y conmover a la sociedad lugareña de entonces, no muy distinta a la de ahora, caudillista, fetichista, moralista, paralizante y retrógrada, salvo las excepciones de rigor.
Para ello, todos los medios son válidos.

Dicta conferencias. Pronuncia discursos. Colabora en los periódicos locales. Preside la Comisión Constructora del Teatro Marconi y la Comisión de Fomento escolar de la Escuela N° 1, que se creó en el año 1915 para cooperar a que aquella pudiera cumplir eficientemente su cometido. Promueve y organiza las reuniones martenses como una firma necesaria de la sociabilidad, las que se realizaban los días martes, de ahí su nombre, en la trastienda de la farmacia Cotignola y escribe el primer texto de Medicina Legal a nivel universitario. Y funda la Escuela Normal, Popular que fue inaugurada y reconocida oficialmente el 9 de julio de 1914”.

[...] “La historia de la humanidad es la historia de la idea de perfeccionamiento, en perpetua lucha contra la barbarie, contra la ignorancia, contra los prejuicios de todo género.
Para que las ciencias y las letras, las artes y las industrias todas, hayan dado al mundo sus óptimos frutos, que constituyen por siempre la más esplendorosa gloria del hombre, ha sido inevitable que el espíritu humano se debatiera en una creciente e infatigable actividad”.